• Isabel Gámez.

El arte de escribir; nunca es tarde para dejar que la creatividad fluya...



¿Cuál es la edad ideal para escribir un libro?



¡¡Cualquier edad es buena para soñar y hacer realidad tu sueño!!


Miguel de Cervantes.

¿Sabías que una de las figuras más importantes de la literatura española vio su obra cumbre publicada cuando tenía 58 años? Algo que no supuso ningún obstáculo para alcanzar el éxito y convertirse en uno de los autores más editados y traducidos de la historia. Bajo esta premisa y si eres un apasionado de las letras, lánzate a la aventura y comienza a escribir tu propia historia,


Estos son algunos de los escritores que dieron a conocer su primera obra ya en la edad adulta.


Marqués de Sade

Uno de los escritores más polémicos, prohibidos y perseguidos de todos los tiempos, sobre todo por su descarnada prosa de tintes pornográficos y su espíritu amoral y libertino. Comenzó su carrera en la literatura cuando acariciaba los cincuenta años y fue encarcelado por delitos de desviación sexual en una cárcel de la Bastilla. Allí tuvo bastante tiempo para escribir, dedicando cuatro años a completar su primera novela ‘Justine’ que se publicó cuando el Marqués de Sade había ya cumplido los 51 años.


Charles Perrault.

Con 55 años, el famoso escritor francés Charles Perrault presentó al mundo Cuentos de mamá ganso, una obra que no solo fue su incursión en el mundo de la literatura y los cuentos infantiles, sino que además supuso el inicio de un nuevo género literario: los cuentos de hadas. Tras él llegaron otros relatos que seguro conoces: Pulgarcito, La Cenicienta, Caperucita Roja o El gato con botas, entre otros muchos.


Anna Sewell.

La novelista inglesa solo publicó una novela en su vida. Fue cuando ella contaba con 57 años, justo un año antes de fallecer. El nombre de la novela es ‘Azabache‘ y cuenta la historia de un caballo, negro azabache, ‘Azabache’ es de uno de los libros más vendidos de todos los tiempos en su país y todo un tratado animalista. La historia de Sewell es especialmente dramática pues escribió la novela estando gravemente enferma, postrada en una cama, hasta el punto de que su propia madre, también novelista, la tuvo que ayudar a finalizarla. Murió a los cinco meses de ver su novela publicada.


José Saramago.

Educado por unos abuelos semianalfabetos y campesinos, ajeno a todo mundo literario, empezó a escribir seriamente a los 60 años. Tiempo no perdió, puesto que ha publicado desde entonces y hasta su muerte, más de veinte libros y conseguido el

Premio Nobel de Literatura,


Laura Ingalls Wilder.

¿Recuerdas la serie de televisión La casa de la pradera? Pues está basada en las novelas de la autora estadounidense Laura Ingalls Wilder, quien no publicó el primer tomo de la saga hasta 1932, cuando ya había cumplido los 60 años. Durante el resto de su vida se dedicó a la enseñanza y las labores del campo, pero fue con el Crac del 29 y la crisis que esto supuso cuando su hija le convenció para cumplir su sueño y escribir los nueve libros que conforman su mayor obra y que narran su infancia y juventud.


Alberto Méndez.

Este escritor español, nacido en Madrid en 1941, se hizo famoso por su única obra como literato: Los girasoles ciegos, compuesta de cuatro relatos ambientados en la Guerra Civil Española. Esta llegó a las librerías de la capital cuando su autor tenía ya 63 años. De hecho, recibió el Premio Nacional de Narrativa en 2005, un año después de su fallecimiento. No obstante, su carrera profesional siempre estuvo ligada a las letras, pues fue redactor en diversas editoriales, editor y guionista.


Frank McCourt.

A los 66 años, el profesor de la Universidad de Nueva York Frank McCourt emprendió su carrera literaria con Las cenizas de Ángela, una novela autobiográfica por la que fue galardonado con el Premio Pulitzer y que años más tarde fue llevada al cine de la mano de Emily Watson y Robert Carlyle. Tal fue el éxito de su primer trabajo, que McCourt escribió después tres secuelas.


Daniel Defoe.

Mundialmente conocido por la novela Robinson Crusoe, antes de introducirse en el mundo de la literatura, Daniel Defoe (foto principal) se dedicó a la profesión de comerciante, fue recaudador de impuestos, participó activamente en la vida política de la época e incluso pasó una temporada en la cárcel. Sin embargo, cuando por fin aparcó esta tumultuosa vida, Defoe se convirtió en uno de los padres de la novela inglesa gracias a esta historia de aventuras, que vio la luz cuando su autor ya rozaba los 60 años. Después llegaron Memorias de un caballero, La vida del capitán Singleton o Diario del año de la peste.


Mary Wesley

Tenía ya los cincuenta años cumplidos cuando comenzaron a publicarse sus primeras novelas para niños, aunque nunca cosechó el éxito comercial. Tuvo que llegar a tener 71 años para que se publicara su primera novela para adultos, ‘Jumping the Queue‘ para ser reconocida. Desde ese momento se convirtió en una de las escritoras más populares de Inglaterra, llegando a escribir 10 libros que fueron éxito de ventas en 20 años. Acabó falleciendo a los 90 años de edad.


Harriet Doerr,

Comenzó su carrera en la literatura cuando contaba ya con 74 años. Pasó cuatro décadas de su vida en California y desde allí se trasladó a México, donde su marido Albert trabajaba en una mina de cobre que pertenecía a su familia. Su obra se inspira en los momentos que vivió allí, decidiendo llevarlos al papel una vez que se quedó viuda. Cuando tenía más de 60 años decidió volver a California, completando sus estudios y comenzando a escribir. Su primera novela, ‘Stones for Ibarra‘, publicada en 1984 cuando Doerr contaba con74 años, ganó el National Book Awards.


Millard Kaufman.

Uno de los creadores del eterno personaje infantil de Mr. Magoo, un hombre con problemas de visión cuyas desventuras provocaban la carcajada de niños y mayores, acabó publicando su primera novela, ‘Bowl of Cherries‘ cuando tenía ya 90 años de edad. Como curiosidad, decir que Millard Kaufman fue nominado al mejor guión por su trabajo en la película de 1955 ‘Conspiración de silencio’ protagonizada por un veterano James Stewart.


Toyo Shibata.

Esta poetisa japonesa seguramente se lleve la palma de este ránking pues su primera obra, una antología poética llamada ‘Kujikenaide’ (‘No te desanimes’) fue publicada cuando Shibata tenía nada menos que ¡99 años!, vendiendo la friolera de más de millón y medio de ejemplares. Para colocar en contexto esta cifra, hay que decir que los libros de poesía en Japón (y en la mayoría de países) se consideran ya un gran éxito de ventas si superan los diez mil ejemplares vendidos.



Y una humilde servidora, que aunque comencé a los 12 años a escribir, hasta el 2014 no me decidí a atopublicar mi primera novela MIES, con 54 años.


¿Por qué muchos siguen pensando que ya es demasiado tarde para ilusionarte, crear y dar a conocer tu obra?

74 visualizaciones